Home » Y ahora, ¿de qué se trata?

Y ahora, ¿de qué se trata?

Cambiar de zapatos, de pareja, de cama, de look: cambios necesarios para una vida plena que no permita estancamientos en la penosa rutina. Sin embargo, de todos los cambios no existe ninguno tan portentoso y devastador como el cambio del código postal: la chula aventura de mudarse y empezar a rascarse con uñas propias.

Este espacio está dedicado justo a eso, a cómo sortear las pequeñas y terribles vicisitudes que trae consigo cambiar de casa por primera, segunda y hasta doceava vez. Éste es un manual, el que me hubiera gustado tener en mis manos cuando di ese paso y cuando me pregunté: ya me mudé, ¿y ahora?

J.

 

J:

¿Y ahora, cómo le hago?

Años de no tomar la pluma y el papel en blanco (sí, me quedé en esa época) y ahora me encuentro escribiéndole unas líneas a mi hija… La genética no engaña; ella tiene una mamá que adquirió una extraña obsesión porque todo se vea limpio, en orden y muy lindo. Una casa donde, al entrar, se sienta la armonía y el calor de hogar. Donde la Familia -sí, con mayúscula- conviva.  Si a esto le sumas el apoyo de un papá al que le gusta lo mismo, el resultado son ellas, nuestras hijas.

El daño ya está hecho: Dios me prestó a esta niña y me dijo: haz de ella algo bueno y no esperes que te diga si vas bien o mal. Dale tus peores y mejores ejemplos, pero, cuando ella esté lista para ser independiente, déjala volar; recuerda que sólo es un préstamo.

Ella ya está lista: vuela sola. Aprendió de nosotros. ¿Y ahora?

Mamá